Acerca de la Comisión

Espacios de liderazgo

Acerca de la Comisión
Espacios de liderazgo

Este desafío se convirtió en el punto de convergencia de un grupo de mujeres economistas mexicanas, que hemos alcanzado espacios de liderazgo y nos damos cuenta de la sub representación que existe del género en espacios de decisión.
Fecha
30 de marzo
Año
2016
http://www.mulei.org.mx/wp-content/uploads/2016/11/P_creacion.jpg

Acerca de la Comisión

Title:

Description:

P_creacion-1280x733.jpg

Comisión de Mujeres Líderes por una Economía Incluyente

Introducción

En el ámbito ejecutivo actualmente sólo existe una gobernadora y en la Administración Pública Federal el porcentaje de mujeres en Secretarías de Estado es de 16.7, el espacio con mayor presencia femenina son las direcciones de área con 33.7% (IAPEM, 2014). La Ciudad de México, es la entidad con mayor porcentaje de servidoras públicas directivas: cuatro de cada diez.

La información que estos datos nos proporcionan, es que a pesar de los esfuerzos que se han implementado en nuestro país, la brecha entre hombres y mujeres en espacios de toma de decisión aún es amplia, hay una mayor presencia de mujeres en espacios operativos y administrativos, lo que sugiere que a pesar de que la contratación de mujeres cada vez es mayor,  la posibilidad de ascender en la jerarquía laboral no es proporcional a la integración de la mujer en el mercado laboral.

Problemática

Los factores que explican el fenómeno del techo de cristal son complejos y difíciles de identificar, pues frecuentemente se trata de una serie de barreras a la promoción muy sutiles, hasta tal punto de que algunas de estas practicas no son concebidas conscientemente como actos de discriminación contra la mujer. (Blau & Ferber, 2002)

La heterogeneidad de condiciones a las que se ven sujetos hombres y mujeres en el ámbito laboral son producto de razones históricas, culturales, sociales y económicas. La Organización Internacional del Trabajo (2015) resumió en quince puntos los principales obstáculos que han impedido el ascenso de las mujeres en los espacios directivos:

  1. Las mujeres tienen más responsabilidad familiares que los hombres
  2. Los papeles que la sociedad atribuye a los hombres y las mujeres
  3. La cultura empresarial masculina
  4. Las mujeres con insuficiente experiencia empresarial general o en puestos directivos
  5. Pocas opciones de arquetipos femeninos
  6. No se estimula a los hombres a pedir licencia relacionada con responsabilidades familiares
  7. La empresa carece de política y programas igualitarios
  8. Estereotipos opuestos al interés de la mujer
  9. Falta de capacitación de la mujer para asumir funciones de liderazgo
  10. Falta de soluciones de trabajo flexibles
  11. Ausencia de estrategia para conservar a las mujeres competentes
  12. Prejuicios de genero inherentes a la contratación y el ascenso
  13. La función de dirección generalmente destinada a los hombres
  14. Políticas de igualdad de genero que existen pero no se aplican
  15. Leyes sobre el trabajo y de no discriminación insuficientes

Al observar la problemática podemos ver que existen distintas áreas sobre las que es necesario intervenir con el fin de poder atacar el problema; la primera, el aspecto social y cultural en el cual la percepción juega un papel decisivo, en segundo lugar la cultura empresarial que se funda en reglas no escritas que permanecen a pesar de la inclusión de la mujer en el ámbito laboral, la tercera es de carácter formativo donde empoderar y capacitar a las mujeres se vuelve  determinante y por último el aspecto político que se aboca al marco regulatorio.

Proyecto

Este desafío se convirtió en el punto de convergencia de un grupo de mujeres economistas mexicanas, que hemos alcanzado espacios de liderazgo y nos damos cuenta de la sub representación que existe del género en espacios de decisión

. Consientes de que es un problema que trasciende fronteras, asumimos el reto de generar un cambio significativo en nuestro país.

Con esta tarea en mente hemos decidido crear la Comisión de “Mujeres Líderes por una Economía Incluyente”, un órgano cuya misión es impulsar la formación de mujeres líderes que promuevan la participación de la mujer en la economía para garantizar la presencia de equipos balanceados en cuestión de género, dentro de los procesos de toma de decisiones.

Con una visión clara orientada a ser una comisión referente de mujeres líderes que elevan la participación y el papel de la mujer en la vida económica, política y social de México.

En más de una ocasión la mayoría de nosotras hemos estado en reuniones donde somos la única mujer

“Las mujeres mexicanas, ganan menos que los hombres y tienen menores probabilidades de tener un negocio y emplear a otros trabajadores que los hombres: las mujeres ocupan el 31% de los puestos de alta dirección en México (32% en la OCDE), 7% de los miembros de la junta directiva de las empresas mexicanas son mujeres (10% en la OCDE), y sólo el 2% de las mujeres mexicanas son empresarias (en comparación con el 6% de los hombres)” (OECD, 2012)

Nuestro actuar está centrado en valores que serán los criterios de conducción de nuestras actividades y por lo tanto la base de nuestra legitimidad:

 Integridad

 Responsabilidad

 Pro actividad

 Autocrítica

 Equidad

 Comunidad

Nuestra labor no será sencilla, tenemos de frente un reto que está arraigado en la sociedad, sin embargo la creación de esta Comisión es la prueba de que es posible.

Objetivo general

Aumentar el porcentaje de mujeres en espacios de liderazgo y dirección con el fin de disminuir la sub representación del género en la toma de decisiones; a través de acciones dirigidas a: cambiar la percepción social/cultural, modificar la cultura empresarial, empoderar y capacitar a futuras líderes y observar la correcta aplicación del marco normativo.

Objetivos específicos

  1. Crear una Comisión de Mujeres Líderes que construya una nueva cultura de género en el Siglo XXI.
  2. Disminuir los estereotipos sociales y culturales que alejan a las mujeres de la posibilidad de escalar a puestos directivos.
  3. Visibilizar y modificar las prácticas arraigadas en la cultura laboral que inhiben el crecimiento profesional de la mujer.
  4. Impulsar la formación y empoderamiento de mujeres líderes para aumentar su presencia en espacios directivos.
  5. Asegurar la aplicación e implementación de leyes que garanticen una cultura de equidad de género.
Fecha
30 de marzo
Año
2016